miércoles, julio 12, 2006

MANOS DE ARTESANO

Arte Popular Mexicano

Siento especial admiración y debilidad por las artesanías. Uno de mis mayores orgullos es una interesante colección de objetos artesanales que voy adquiriendo en mis viajes. Por lo regular, trato de conseguir aquellas que identifican a la ciudad o país que visito, mejor aún si logro obtenerlas directamente del artesano. Todas son igualmente importantes, las protejo celosamente y me encanta exhibirlas en casa periódicamente.

El arte popular en México es rico y variado. Su belleza se destaca en los aparadores donde están estratégicamente expuestos para su admiración y compra. Los colores, textura y diseño son una idea impresa en los objetos que por lo regular expresan el sentir de las manos que las fabrican. Para decepción de algunos, mi interés no es propiamente comercial. Más allá de promocionar tiendas se revela mi interés por conocer no solamente como se elaboran sino también la identidad de esos artistas anónimos que muchas veces ven su arte como uno medio de subsistencia y de expresión.


México tiene la fortuna de contar con una identidad artesanal propia en cada Estado. Existen muchas rutas artesanales donde tenemos la oportunidad de visualizar el proceso de producción, la habilidad de los artesanos, sus nombres, su familia y sus propias casas. He visto como se elabora un jarrón de barro en Tepakán, como se tejen tapetes y alfombras en telares prehispánicos en Oaxaca, como se teje un sombrero de palma de jipi en las cuevas de Bécal, como se elaboran las hamacas en los pueblos mayas, el bordado a mano de prendas de vestir en Chiapas, la producción del Tequila en Jalisco, etc., por solo mencionar algunos.

En mis escasos ratos libres me dedico a explorar esas rutas. Son regiones ricas que preservan las costumbres y tradiciones que poco a poco se van olvidando en las grandes ciudades. Apenas hace un año y medio tomé mochila al hombro y me dirigí al bello estado de Oaxaca que es sin duda uno de los estados más ricos que bien merece dedicar un solo post para destacar su herencia milenaria. Buscaba artesanías... podía conseguirlas en la ciudad capital; sin embargo, fue en los pueblos indígenas donde encontré lo que buscaba.

Estos viajes satisfacen en gran medida mi curiosidad por querer aprender la elaboración de alguna pieza artesanal. Casi nunca lo logro, mis manos en ese aspecto son torpes... créanme, no es fácil lograr un producto de buena calidad... requiere habilidad, experiencia- misma que se hereda de una generación a otra-. Compartir con familias enteras que se entregan al oficio, escuchar sus pláticas, sus preocupaciones, las aspiraciones que desean para sus hijos. Eso es sabor a casa, a pueblo... es identidad cultural.

Una de las rutas que mejor conozco es " El Camino Real". Se encuentra en el rumbo de Campeche a Mérida. El recorrido comienza en el poblado de Kobén especialistas en el tejido de hamacas, mecedoras y piezas talladas en madera donde la fina decoración de los trabajos es el resultado de la imaginación y creatividad. Nuesto paseo continúa hacia el Municipio de Tenabo donde se destaca la comunidad de Tinún, lugar especialista en la elaboración de la conserva de frutas naturales y piñatas. Avanzamos hacia el poblado de Pomuch famoso por su pan mejor conocido como "pichón" y más adelante Hecelchakán hogar de la "Cochinita Pibil". Riquísimo!!! .
Continuamos hacia el Municipio de Calkiní donde podemos encontrar a los expertos en huipiles (prenda femenina) con bordados multicolor elaborados a máquina o punto de cruz. Pero una de las artesanías más emblemáticas del Camino Real es sin duda el tejido del lejendario sombrero de jipijapa que se realiza en Bécal
. Sombrero elegante, exquisito, duradero, extrafino, flexible, delicado de alta calidad que satisface el gusto del cliente más selecto de cualquier capital del mundo.

Como conclusión, cuando tengan en sus manos una vasija, un juguete o cualquier otro objeto artesanal, observen bien los colores, letras o grabados... son piezas únicas... sin duda revelarán el pensamiento y el sentimiento de su creador.

DEBES SABER QUE
Campeche es el único Estado en México donde se elaboran los sombreros de palma jipijapa. Jipijapa es el nombre de una ciudad de Ecuador. Fue en Ecuador y no en Panamá donde se originaron este tipo de sombreros. Los americanos lo conocen como "Sombrero de Panamá" porque era parte de la indumentaria de los trabajadores durante la construcción del canal interoceánico.

En Bécal, los sombreros se tejen en las cuevas que se encuentran en los patios traseros de las casas de los artesanos ya que la humedad de la cueva permite un mejor tejido y manipulación de las palmas las cuales se vuelven quebradizas al estar a la interperie. El tiempo de elaboración de los sombreros promedio va de dos a tres días- dependiendo de la calidad-. Los sombreros extrafinos requieren un trabajo de hasta tres meses aproximadamente.

6 comentarios:

Jorge dijo...

Algunas veces (la mayoría para mí) el sentido comercial de la artesania y del arte en general, desvirtua totalmente su sentido, su mística y su escencia.....
Que bien que no le paras a nada y te vayas a esos sitios donde elaboran esa ARTEsania

DE PROPOSITO dijo...

Um texto muito instrutivo. Obrigado. O artesanato existe em todas as partes do mundo. Antes da maquinaria, tudo tinha que ser artesanal.
Fica bem.
Um beijo para ti.
Manuel

Marco Magalhães dijo...

Adorei ler este Post. Está muito bom. Lamentávelmente o artesanato ainda é explorado de forma injusta. A maioria dos artesãos em todo o mundo são roubados. Que pena.

Bettina Perroni dijo...

Jorge, es verdad, una artesanía se admira más como souvenir que como una pieza de arte.

Manuel, é correto, os melhores pedaços artísticos são feieis à mão.

Hola Marco :) Bienvenido
Observação boa. Enquanto algum intermediário fica bom lucros pelos artesanatos, os artesãos pobres têm que produzir mais pedaços em tempo menos só recebem um pagamento injusto para seu trabalho. Isso é algo triste mas é uma realidade em muitos muitos países.

Ernest dijo...

UAO... excelente blog... me encantó... es para leerlo despacito y saborearlo. yo le di baje a mi padre un sombrero de esos, me lo llevaba a las obras que tenía en el DF y todos se burlaban porque parecía yo un arquitecto auténtico... jajaja...
saludos Betty

Bettina Perroni dijo...

Hola Ernesto que gusto verte aqui :))
Te imagino en tus obras del DF con sombrero jipijapa... a poco no son bonitos?

Te mando muchos saludos :)

Related Posts with Thumbnails